Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Dom Jun 20, 2010 4:17 pm.
Últimos temas
» Camp Rock It's On (NORMAL)
Miér Sep 08, 2010 7:10 pm por Valentina M. Granger

» Bellum Arcanus
Lun Ago 16, 2010 9:01 pm por Quimera

» Instituto Bathory
Jue Jul 08, 2010 4:29 am por Laurence Arcuri

» Wizard Spell
Dom Jul 04, 2010 4:13 am por WS

» Abbotsford Village
Sáb Jul 03, 2010 11:29 pm por Annie Rouge

» ¿Revelde y Prefecto? Valla ... - Señorita Dubois
Jue Jul 01, 2010 11:16 pm por Jared Stone

» Eternal Rome
Miér Jun 30, 2010 11:53 pm por ER

» ¿Otra vez lluvia? {Annie}
Miér Jun 30, 2010 9:08 pm por Jared Stone

» School of Wars
Miér Jun 30, 2010 12:05 am por Helena Dubois


Belle Wentworth

Ir abajo

Belle Wentworth

Mensaje por Anabelle K. Wentworth el Mar Jun 22, 2010 8:49 pm

Nombre:
-Anabelle Karen

Apellido:
-Wentworth McMillan

Trabajo:
-Sanadora en San Mungo.

Edad:
-18 años.

Lugar de Nacimiento:
-Cardiff, Gales.

Descripción Psicológica:
-Toda una mujercita según muchos. Nunca le levanta la voz a nadie, es educada, servicial y propensa a ayudar a todo quien necesite algo de ella.
Ningún conocido recuerda haberla visto enfadarse nunca…mas tampoco sonreír con frecuencia. Digamos que es desde niña una persona un tanto seria, que se mueve en el mundo de los afectos paradójicamente.
Es muy sensible a lo que puedan decir de ella y se avergüenza de si misma con facilidad. Tímida no, timidísima, algo que hace que no sea muy dada a hacer amistad con nadie. Francamente, no tiene ningún amigo propiamente dicho.
Muy amiga de los animales, le encanta pasarse en los parques y bosques horas. Siempre piensa que la naturaleza nos revela cosas mediante el viento, la lluvia o simplemente una flor, aunque nosotros no nos demos cuenta.
De desmesurada inteligencia; suele ocultarse del mundo y de los demás, nunca mostrando su faceta cariñosa. Se ve a la legua que es una persona tierna, inocente y que no conoce lo que son la malas intenciones en sí misma, pero no se muestra franca a la hora de interactuar.
Es retraída porque piensa que pueden hacerle daño como le pasó de niña y no habla absolutamente nada. Nadie logra sacarle una palabra si no le demuestra primero que es de confianza, por lo que muchos dan por sentado que Vera es una chica muda.
De moral fuerte a pesar de todo, no es nada propensa a llorar. La tristeza profunda que ella lleva dentro, no se puede aliviar con lágrimas. El misterio forma parte de ella y jamás se deja intimidar.

Descripción Física:
-Cabello:
Su cabello es de aspecto ondulado, de una tonalidad dorada muy refulgente; de aspecto sedoso, suave y bien cuidado. Una media melena la mar de llamativa debido a su ligereza. Muy fino, que adorna la blanca tez de Belle con un flequillo no muy largo.
-Tez:
De piel muy blanquecina, tersa y suave. Se amorata casi con tocarla y por ello sus padres siempre la trataron como si de una muñeca de porcelana se tratase. No posee ninguna marca de nacimiento, cicatriz o desperfecto en ella.
-Ojos:
Sus orbes son verdaderos océanos, luceros llenos de luz, inocentes. De un color azul marino , pero no es eso lo que los hace peculiares. La inocencia y tristeza que irradian sorprende en una niña de su edad, como la forma que los hace tan bellos ante los ojos de los demás. Pestañas largas y soñadoras que acentúan el aire infantil y angélico de su faz.
-Nariz:
Chata y respingona, algo que encaja muy bien con la estructura de su hermoso rostro.
-Labios:
Muy carnosos , gruesos y pequeños, mismamente como los de las muñecas ,sí. De aspecto rosado.
-Rostro:
Tiene una forma más bien alargada, nunca fue una chiquilla mofletuda o algo por el estilo. Se caracteriza por la perfecta proporción entre sus componentes.
-Cuerpo:
Figura enjuta y de buenas curvas , que le da un aspecto débil y endeble ante los demás. Es muy alta, medirá alrededor de 1.72 cm y pesa alrededor de 46 kg. Sus andares son nobles y agraciados, digno de su porte principesco aunque no tenga ningún parentesco con la nobleza.

Spoiler:
http://i38.tinypic.com/okye7n.jpg" alt="" />

Manías:
-Tocarse el cabello cuando está aburrida.
-Acariciarse el brazo derecho cuando está nerviosa.
-Morderse el labio inferior cuando se estresa.
-Chasquear la lengua cuando está molesta.

Gustos:
-Los pirulíes de sangre y las varitas de regaliz.
-Su trabajo (Sanadora en San Mungo)
-La lluvia y los días templados.
-El Otoño.
-La ropa sencilla y las personas que también lo son.
-El pastel de calabaza y chocolate blanco –receta familiar-.
-El té.
-Pisar las hojas y los charcos.

Odios:
-Los paraguas.
-Las personas que no la dejan explicarse y se creen con autoridad de ordenarle hacer cualquier cosa.
-Las acelgas y los frutos secos, a los que es alérgica.
-Los desayunos ingleses.
-El olor a tabaco.
-Los topos (en la ropa).
-La cosa que más odia en este mundo, son las palomas.
-Que le mientan.
-Las injusticias.


Un
Secreto:
-Sus padre murió en manos del Señor Oscuro al igual que sus abuelos (su madre murió en el parto). Eran sangres pura que se negaron a unirse a la causa, y acabaron como acabaron.

Una miedo:
-El quedarse sola, no lo soportaría.

Un Sueño:
-Eliminar los paraguas y las palomas de la faz de la Tierra, sería especial para ella.

Historia:

Advertencia: Sólo se narra su nacimiento porque su historia se irá narrando en el rol.
- La penumbra se cernía callada sobre la noble ciudad de Berlín. Un viandante cruzaba la plaza Mayor mientras el redoble de sus zapatos al avanzar le hacía eco al nítido ‘tic-tac’ del reloj; medianoche.
Se guarecía del frío con apenas una capa desgastada sobre los hombros y parecía tener prisa ya que sus pasos cada vez se iban haciendo más cortos y apresurados a medida que prolongaba su marcha por las callejuelas. Llegaba irremediablemente tarde.

El llanto de un niño lo despertó de su trance e hizo que comenzara a correr sobre el camino empolvado con furia, no podía ser, no podía estar perdiéndose el nacimiento de su hijo.
No reparó en si la ama de llaves le gritaba que no podía entrar, tampoco en cómo su hermano intentaba detenerle y al llegar hacia la habitación de su esposa, una visión ensangrentada lo invadió. Frente así, yacía el cuerpo de su mujer sin vida y el de un pequeño que había corrido la misma suerte; mas la escena no estaba exenta de vida…nuevamente el llanto de un pequeño se hizo estridente.

Sus orbes desorbitados buscaron el incesante sonido, el culpable del fallecimiento de su amada y lo encontró sobre un lecho de almohadones de plumón, repletos de líquido amniótico y un líquido escarlata que no le costó mucho identificar pese a la conmoción.
Su mundana curiosidad le obligó a acercarse y fijó su cerúlea mirada en otra del mismo color, que clamaba calor al que aferrarse y no tenía a donde.
Sin saber muy bien cómo se hacía aquello, tomó al retoño entre sus brazos y lo acunó como pudo sin lograr que su intenso llorar cesase. Comenzó a desesperarse después de unos minutos.

-¡Helen!¡Helen!.-exclamó con voz grave y atronadora, causando la inmediata aparición del ama de llaves en la estancia.-¡Hazlo callar, por Dios!.-agregó mientras le ofrecía el bebé a la mujer-.

Esta pareció dedicarle una mirada de lástima a su Señor antes de tomar a la niña en brazos y acunarla con cariño; ¿Qué culpa tenía ella del destino de su pobre madre? Nacer diría su padre.
Al observar que el hombre se acercaba al cuerpo inerte de su mujer y lo lloraba, se escabulló como pudo y se aventuró escaleras abajo para poder calmar el hambre de la pequeña; sabría bien ella de qué eran esos llantos, tenía siete bocas a las que alimentar en casa.

Llegó a la cocina y puso a calentar un poco de leche, intentando calmar mientras tanto a la vida que tenía entre sus brazos. Sabía que su padre ni tan siquiera le pondría un nombre decente, seguramente la diera en adopción a un Orfanato por lo que acababa de ocurrir.
Llevó sus pequeños y avellanados ojos hacia el cielo y observó que había Luna nueva, su propia madre decía que esos días sucedían tragedias inexplicables. Su señora había fallecido, creía que eso podía llamarse una tragedia.

Suspiró y después de unos instantes oyó el borbotear del líquido que había puesto al fuego y dejó a la niña sobre una canastilla para ir a prepararle el alimento.
Ni siquiera pudo ver la tetina del biberón delante ya que la buscó aun sin poder abrir del todo los ojos. Una vez la tuvo en la boca, pareció calmarse.

La mujer la miró enternecida, un ser tan inocente no merecía la suerte que seguramente iba a correr junto a su padre, pero ella poco podía hacer. Lo único, sería que ella le tendría que poner el nombre.

-Te llamarás Anabelle, ¿Te gusta pequeña?.-le preguntó mientras la observaba ensimismada comer-

Pareció que la criatura iba a sonreír.

avatar
Anabelle K. Wentworth


Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 22/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Belle Wentworth

Mensaje por Dominique Weasley el Mar Jun 22, 2010 8:54 pm

Ficha aceptada. CIERRO
avatar
Dominique Weasley
Prefect Slytherin
Prefect Slytherin


Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 18/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.